¿Cómo prevenir un Infarto?

Tips para prevenir un Infarto 

Los infartos siguen siendo en la actualidad una de las primeras causas de muerte, tanto en los paises desarrollados cómo en los paises en desarrollo. En los Estados Unidos, cada 40 segundos hay una persona que sufre un ataque cardíaco, y la edad promedio de los ataques en adultos es a los 65 años, considerando que los ataques se producen porque la mayor parte del tiempo las personas no toman las medidas requeridas para protegerse y prevenir un infarto. 

Los especialistas cardiólogos enfatizan que, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares es la mejor manera de protegerse contra los ataques cardíacos.  Además, sostienen que existen maneras simples de hacerlo, pero que desafortunadamente, muchas personas no las siguen como deberían.

Antes de explicar la prevención del infarto, es necesario alertar acerca de los síntomas de ataque cardíaco de los que todos debemos estar pendientes.  Estos son los principales signos de un ataque al corazón, según la Asociación Americana del Corazón:

  • Dolor, presión o apretamiento en el centro o el lado izquierdo del pecho que dura más de unos minutos o que desaparece y vuelve a aparecer.
  • Sentirse débil, mareado o desmayarse. También puede comenzar a sudar frío.
  • Dolor o molestia en la mandíbula, el cuello o la espalda.
  • Dolor o molestia en uno o ambos brazos y hombros.
  • Falta de aliento. Esto puede ocurrir antes o durante la molestia en el pecho.

Si se sienten alguno de estos sintomas seguido o de manera intermitente se debe acudir de emergencia al centro de salud mas cercano para ser atendido por un cardiólogo. 

A continuación se presentan varias de las maneras recomendadas por los expertos para prevenir un infarto. 

No fumar o dejar de fumar si se tiene el hábito

El humo del cigarrillo contiene más de 7.000 sustancias químicas que, con el tiempo, pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos. Se debe tener en cuenta que aunque se haya dejado el cigarrillo hace años, la salud cardíaca puede estar en riesgo. 

Eso depende de cuánto se solía fumar y de cuánto tiempo hace que se dejó de fumar, pero puede tardar una década o más en revertir algunos daños en el corazón, y algunos daños pueden no desaparecer nunca. Los no fumadores también están en riesgo, porque la exposición al humo de segunda mano puede incrementar su probabilidad de contraer enfermedades cardiovasculares en un 25% a 30%, de acuerdo con una investigación de la FDA.

Por ello, si se fuma incluso ocasionalmente, se debe dejar de hacerlo ahora mismo. Esto incluye cigarros y vaping, también. Por ello, si se necesita ayuda para dejar de fumar, se debe consultar al médico de cabecera. Igualmente, si se vive con un fumador, hable con él o ella para dejar de fumar.

Reducir el colesterol

Aunque la gente piense que su nivel de colesterol en la sangre está bien, bajarlo aún más puede proteger contra un ataque al corazón. Cuanto más colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) tenga flotando en el torrente sanguíneo, mayores serán las posibilidades de que se deposite en las arterias coronarias.

Estos depósitos de grasa, llamados placas, restringen el flujo sanguíneo. Peor aún, pueden romperse. Cuando una placa se rompe, expulsa sustancias químicas que promueven la rápida formación de un coágulo de sangre, lo que puede impedir que la sangre que transporta el oxígeno llegue al músculo cardíaco. El resultado es un ataque cardíaco potencialmente mortal.

Por lo tanto, se deben revisar los niveles de colesterol. Lo ideal sería que el nivel de LDL en la sangre sea inferior a 70 miligramos por decilitro (mg/dL). Pero no importa cuál sea su nivel, mantenerse activo y comer una dieta de estilo mediterráneo puede hacerlo bajar. 

Eso no significa que todas las personas con un nivel en la sangre superior a 70 mg/dL necesiten una estatina que reduzca el colesterol u otra terapia farmacológica. Porque, los hombres con bajo riesgo de enfermedades cardíacas suelen estar bien con una dieta saludable y ejercicio regular.

Además, se debe estar pendiente de los  niveles de triglicéridos. Los triglicéridos son el tipo más común de grasa en el cuerpo y pueden ser medidos con una prueba de colesterol. 

Lo ideal es un nivel inferior a 150 mg/dL. Sin embargo, los hombres con un nivel elevado de triglicéridos y un alto riesgo de ataque al corazón pueden beneficiarse de un medicamento de prescripción llamado etilo icosapente (Vascepa).

¿Cómo prevenir un Infarto?

Controlar la presión sanguínea

Alrededor del 62% de los hombres de 65 a 74 años de edad tienen hipertensión arterial, sin embargo, la mayoría no son conscientes de ello. Las últimas directrices sitúan la presión arterial normal por debajo de 120/80 milímetros de mercurio (mm Hg), con 120 a 129/80 mm Hg considerados ahora elevados, y 130 a 139/80 a 89 mmHg considerados altos.

Aún así, el objetivo no siempre significa alcanzar un número específico, si no se puede alcanzar un número exacto, sigue siendo bueno estar dentro de un margen estrecho.

Se debe perder el exceso de peso, seguir una dieta a base de verduras, hortalizas y frutas, adoptando los ejercicios cardiovasculares y de levantamiento de pesas regulares puede ayudar a reducir la presión arterial alta. Otro enfoque a menudo infrautilizado es reducir la sal y otras fuentes de sodio. El exceso de sodio en la sangre dificulta que los riñones eliminen el exceso de agua del cuerpo, lo que hace que la presión arterial aumente.

Por lo tanto, se deben reducir los alimentos salados como el pan, la pizza, los fiambres, las hamburguesas y sándwiches de comida rápida y la sopa procesada. Además, no saltear las comidas con sabor a sal de mesa. En su lugar, usar  hierbas y especias sabrosas, como albahaca, eneldo, romero, jengibre, cúrcuma y canela.

Dormir

El mal sueño lleva a la mala salud del corazón, porque, no dormir lo suficiente y luchar contra los problemas de sueño como la apnea del sueño y el insomnio aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas. La mayoría de los adultos necesitan al menos siete horas de sueño. Sin embargo, cuando se trata de la salud del corazón, hay que asegurarse de dormir lo suficiente.

Un estudio publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology descubrió que entre las personas de 40 a 69 años de edad, quienes dormían menos de seis horas por noche tenían un 20% más de riesgo de sufrir un primer ataque cardíaco en comparación con quienes dormían de seis a nueve horas. Sin embargo, los que dormían más de nueve horas tenían un 34% más de riesgo.

Es muy importante, hacerse un chequeo de apnea del sueño si su pareja se queja de sus ronquidos, o si se siente a menudo fatigado después de que se despierte. Si se lucha contra el insomnio, interrumpa cualquier exposición a las luces eléctricas azules, como las de una computadora, TV, teléfono o tableta, por lo menos dos o tres horas antes de la hora de dormir. Las investigaciones han demostrado que la luz azul suprime la melatonina, que es la hormona que regula el ciclo de sueño-vigilia,  más que otros tipos de luz.

Bajar el estrés

El estrés crónico puede aumentar la inflamación en el cuerpo, lo que a su vez puede aumentar la presión arterial alta y reducir el colesterol bueno HDL. Igualmente, el estrés puede tener muchas fuentes, que pueden ser los problemas personales, situaciones financieras, problemas de salud,  por lo que es esencial trabajar en el manejo del estrés con regularidad.

Cada persona tiene diferentes maneras de afrontar el estrés, como por ejemplo, dedicarse a un hobby o practicar una disciplina de cuerpo y mente como el yoga, el qi gong, el tai chi o la meditación. Por ello, se recomienda dedicar al menos un día a la semana al autocuidado de sí mismo, a seguir un hobby, tomar una clase de meditación o recibir un masaje. Este ritual puede reforzar la importancia del alivio del estrés y ayudar a convertirlo en una prioridad en la vida diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *