¿Cómo se originan y empiezan los problemas de diabetes?

Los Problemas de Diabetes 

El cuerpo trata de producir insulina adicional para procesar el exceso de glucosa en la sangre. El páncreas no puede mantener el ritmo del aumento de las demandas, y el exceso de azúcar en la sangre comienza a circular en la sangre, causando daños.

En los Estados Unidos y otros paises desarrollados, el número de personas mayores de 18 años con diabetes diagnosticada y no diagnosticada es de millones, representando entre un  30 y 35%  por ciento de la población.

Sin un control continuo y cuidadoso, la diabetes puede provocar una acumulación de azúcares en la sangre, lo que puede aumentar el riesgo de complicaciones peligrosas, incluidos los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas.

Prediabetes

Los médicos afirman que algunas personas tienen prediabetes o diabetes limítrofe cuando el azúcar en la sangre suele estar en el rango de 100 a 125 miligramos por decilitro (mg/dL). Los niveles normales de azúcar en la sangre se sitúan entre 70 y 99 mg/dL, mientras que una persona con diabetes tendrá un nivel de azúcar en la sangre en ayunas superior a 126 mg/dL.

El nivel de prediabetes significa que la glucosa en la sangre es más alta de lo normal pero no tan alta como para constituir diabetes. Sin embargo, las personas con prediabetes corren el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, aunque no suelen presentar los síntomas de una diabetes completa.

Los factores de riesgo de la prediabetes y de la diabetes de tipo 2 son similares, entre ellos:  El sobrepeso, un historial familiar de diabetes, tener un nivel de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) inferior a 40 mg/dL o 50 mg/dL, 

un historial de presión arterial alta. Haber tenido  diabetes gestacional o dar a luz a un niño con un peso al nacer de más de 9 libras. 

Otros factores de riesgo de tener diabetes son: un historial de síndrome de ovario poliquístico (PCOS), ser de ascendencia afroamericana, nativa americana, latinoamericana o de las islas del Pacífico asiático, tener más de 45 años de edad, y

tener un estilo de vida sedentario, entre otros.

Si un médico identifica que una persona tiene prediabetes, le recomendará que haga cambios saludables que pueden detener idealmente la progresión a la diabetes tipo 2, tales como, perder peso y tener una dieta más saludable, lo que a menudo puede ayudar a prevenir la enfermedad.

¿Cómo se originan y empiezan los problemas de diabetes?

¿Cómo se desarrollan los problemas de insulina?

Los médicos no conocen las causas exactas de la diabetes tipo I. La diabetes de tipo 2, también conocida como resistencia a la insulina, tiene causas más claras. Así, la insulina permite que la glucosa de los alimentos de una persona acceda a las células del cuerpo para suministrar energía. 

Por ello, la resistencia a la insulina suele ser el resultado del siguiente ciclo: Lo primero es que  una persona tiene genes o un entorno que hacen que sea más probable que no pueda producir suficiente insulina para cubrir la cantidad de glucosa que consume. Por ello, el cuerpo trata de producir insulina adicional para procesar el exceso de glucosa en la sangre.

También, el páncreas no puede seguir el ritmo del aumento de las demandas, y el exceso de azúcar en la sangre comienza a circular por ella, causando daños. Con el tiempo, la insulina se vuelve menos eficaz para introducir la glucosa en las células, y los niveles de azúcar en la sangre siguen aumentando.

En el caso de la diabetes de tipo 2, la resistencia a la insulina se produce gradualmente. Por eso los médicos suelen recomendar cambios en el estilo de vida para intentar ralentizar o invertir este ciclo.

Tipos de Diabetes

Pueden darse diferentes tipos de diabetes, y el control de la condición depende del tipo. No todas las formas de diabetes se derivan del sobrepeso o de un estilo de vida inactivo. De hecho, algunas están presentes desde la infancia.

Se pueden desarrollar tres tipos principales de diabetes: Tipo 1, tipo 2, y la diabetes gestacional.

Diabetes tipo I: También conocida como diabetes juvenil,  ocurre cuando el cuerpo no produce insulina. Las personas con diabetes de tipo I son insulinodependientes, lo que significa que deben tomar insulina artificial diariamente para mantenerse vivos.

Diabetes tipo 2: Afecta la forma en que el cuerpo utiliza la insulina. Si bien el cuerpo sigue produciendo insulina, a diferencia de lo que ocurre en el tipo I, las células del cuerpo no responden a ella con la misma eficacia que antes. Este es el tipo más común de diabetes, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, y tiene fuertes vínculos con la obesidad.

Diabetes gestacional: Este tipo se produce en las mujeres durante el embarazo, cuando el cuerpo puede ser menos sensible a la insulina. La diabetes gestacional no ocurre en todas las mujeres y generalmente se resuelve después de dar a luz.

Entre los tipos de diabetes menos comunes se encuentran la diabetes monogénica y la diabetes relacionada con la fibrosis quística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *