Los mejores consejos de protección y cuidado de la salud

Consejos de para cuidar y proteger de tu salud

En la actualidad las estadísticas de salud están en todas partes. Las personas están  engordando (obesidad), desarrollando enfermedades crónicas (diabetes) y sucumbiendo a potenciales pandemias (coronavirus). Todo esto es bastante preocupante. No obstante si se quiere tener  longevidad, pero además  calidad de vida, existen una diversidad de consejos para mantenerse sanos y ayudarse a vivir la mejor vida posible. 

 A continuación se presentan varios de estos consejos. 

Lavarse las manos

El jabón y el agua son lo mejor para deshacerse de las bacterias. Sin embargo, si esto no es factible, el uso de un desinfectante de manos a base de alcohol es todavía muy eficaz. El lavado regular de manos es muy recomendado por la OMS en la actualidad, especialmente para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus.

Usar menos medios sociales

Cada vez hay más pruebas de que los medios sociales pueden afectar negativamente a la salud. Los psicólogos advierten que pasar demasiado tiempo en línea significa no tener suficiente contacto social adecuado con los amigos y la familia, además de no hacer suficiente ejercicio físico. 

El acoso y la intimidación tan frecuentes en los medios de comunicación social pueden tener consecuencias muy severas que conducen a la ansiedad, la depresión e incluso el suicidio. Se debería tratar  de limitar el tiempo en línea y concentrarse en los otros aspectos de la  vida. No dejando  que los medios sociales se hagan cargo de la vida diaria y personal. 

Cuidar la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, tiene funciones vitales, como evitar que los organismos invasores como las bacterias y los virus entren en el cuerpo, y también ayuda a controlar la temperatura del cuerpo. Por ello, se pierde agua y nutrientes  a través de la piel. 

Mantener la piel limpia, flexible y bien hidratada es muy importante para la buena salud. La piel envejece con el paso del tiempo, por ello, un  buen cuidado de la piel y la buena nutrición son importantes para minimizar el daño. Es importante llevar una dieta llena de antioxidantes (frutas y verduras), dormir lo suficiente, usar cremas protectoras  contra el daño solar y mantener la piel hidratada.

Pensar en la  salud

El vínculo entre la mente y el cuerpo está bien probado. El optimismo se asocia con beneficios significativos para la salud física y mental. Los estudios han demostrado por ejemplo, que las mujeres menopáusicas optimistas tienen tasas más lentas de progresión de la aterosclerosis en sus arterias carótidas que las pesimistas. La supervivencia del cáncer es menor en los pesimistas que en los optimistas. 

Intentar estar feliz

Es oficial, la gente feliz vive más tiempo. Una encuesta realizada en los Estados Unidos vinculó el conjunto de datos de la Encuesta Social General del Índice Nacional de Muerte (GSS-NDI) con la información de mortalidad del NDI. 

Encontraron que, comparado con aquellos que eran muy felices, el riesgo de muerte era un 6% más alto en aquellos que sólo eran bastante felices, y un 14% más alto en aquellos que eran francamente infelices. Se dice que la felicidad es ahora un factor de riesgo independiente para el bienestar físico y mental. 

Los mejores consejos de protección y cuidado de la salud

Realizar pequeños cambios en el estilo de vida

Puede parecer abrumador saber por dónde empezar a hacer cambios en la salud. Pero se pueden dar pequeños pasos, no se tiene que hacer todo de una vez. Se pueden mirar las prioridades y comenzar por ellas, mirando los hábitos o aspectos más pobres de la vida que se deberían o podrían, abordar primero. Marcando pequeñas metas y recompensarse cuando se llegue a ellas. No se tiene que tomar una gran cantidad de tiempo o costar un montón de dinero tampoco.

Hacer más ejercicio

Se ha demostrado que el aumento de los niveles de ejercicio aumenta la esperanza de vida en un 25-30%. El ejercicio no sólo beneficia al corazón, reduce la presión sanguínea y estimula el metabolismo, sino que también libera poderosas endorfinas que elevan el estado de ánimo y mejoran el bienestar. 

El ejercicio puede ser visto como un aliciente para la longevidad. Se recomiendan 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana. Esto no significa que se tenga que ir al gimnasio, se pueden subir las escaleras, no usar las escaleras mecánicas. Bajarse del autobús una o dos paradas antes y caminar rápido a casa. Aparcar tan lejos como se pueda de las tiendas y caminar hacia la ciudad. Dejar el ordenador una vez cada hora y correr arriba y abajo de las escaleras unas 5 veces, incorporando el ejercicio  todos los días.  

Perder peso

La salud está íntimamente asociada con el peso. Se debería pesar y ver el peso, luego tratar de mirar el Índice de Masa Corporal (IMC), no desanimarse si se tiene mucho peso, porque realmente se puede resolver el problema incluso con pequeñas cantidades de pérdida de peso lo que puede aportar  grandes beneficios para la salud. 

Una pérdida de peso del 5-10% del  peso corporal ha demostrado que resulta en mejoras significativas en su función cardíaca, también puede revertir el riesgo de diabetes.

Comer saludable

El ser humano es lo que se come, nunca se ha dicho una palabra mas  verdadera. El cuerpo es una máquina, que solo  funciona correctamente si se le pone los nutrientes adecuados. Se ha escrito mucho sobre los beneficios de la dieta mediterránea. Esta es una dieta rica en grasas insaturadas, y alta en vegetales, frutas, granos enteros, pescado y carne blanca, pero baja en carnes rojas y alimentos procesados. Igualmente, el  cuerpo también necesita un alto consumo de fibra.

Beber menos alcohol

Lo que sea que se haya escrito sobre el alcohol y la salud, se debe recordar  que el alcohol es un cancerígeno. Causa 7 tipos diferentes de cáncer, incluyendo el cáncer de boca, mama e intestino. La esperanza de vida se reduce en 24-28 años en las personas diagnosticadas con un trastorno de alcohol.

Hay muchos consejos útiles sobre la forma en que se  puede reducir su consumo de alcohol. Se debe saber  las  unidades que se está bebiendo y ser consciente de ello. El alcohol también está lleno de calorías, así que al reducir el consumo de alcohol se puede perder también el peso. 

Beber más agua

El agua es vital para la salud de cada célula del  cuerpo. Muy a menudo se confunde  la sed con el hambre y se come cuando realmente se tiene sed. Beber más agua puede acelerar la pérdida de peso. Asegurarse  de beber al menos 2 L (8 vasos) todos los días. Puede ser agua del grifo y no necesita ser agua embotellada cara, si se tiene acceso al agua potable.

Comer menos sal

Los altos niveles de saturación de sal  en la dieta pueden elevar la presión arterial. Una mayor presión sanguínea está asociada con una menor expectativa de vida. Elegir opciones bajas en sal en restaurantes y supermercados, igualmente, evitar añadir sal a los alimentos, utilizando ajo y hierbas en su lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *